martes, 24 de mayo de 2011

Y los árboles que siempre suenan


Y los árboles que siempre suenan
entorpecen que mis lágrimas caigan.

Y los pájaros que siempre vuelan
en su piar mi dulce queja callan.

Y las flores que su aroma esparcen,
mi tristeza en alegría bañan.

Y tus ojos, color de la esperanza,
no sé qué hacen, no sé qué pasa.




1 comentario:

Mariela Marianetti dijo...

Hermoso Ignacio en la nostalgia que describe. Un gusto leerte.