domingo, 29 de mayo de 2011

Resquebrajada el alma y cuanto siente


Resquebrajada el alma y cuanto siente,
por ser esencialmente y siempre hombre, 
paradoja ser de día y de noche,
por ser la vida que aun hoy me corrompe.

Amortajado en dolor, vivo la noche:
imposible pena y dolor sagrado,
que me mata, me hiere y me corroe.

Quien pudiera fingir enormemente
la quimera de sentir en otro,
el consuelo de soñar con alguien.

Quien diera sentido a esta lluvia
o a las nubes que ahora me subyacen.

Quien fuera sastre para este cruel ropaje,
del que lágrimas son tela y tejido.
¿Dónde la esperanza para el hombre?,
cuando todo parece un sinsentido. 



3 comentarios:

J. Carreras Guixé dijo...

¡¡¡Muy buena!!! Casi lloro.

Mariela Marianetti dijo...

Cierta, profunda y nostálgica poesía al fluir del alma y sus misterios. un gusto leerte.

Ignacio Pagés dijo...

Gracias Mariela, un gusto leer también letrasinspiradas.blogspot.com Así, pues, gracias también a ti.