viernes, 6 de mayo de 2011

AMISTAD

                                                     A Pau

Un caballito negro,
un  caballito blanco,
un destino de amistad,
unas riendas de verdad.

Juventud, divino tesoro,
me enseñaste a conocer
y descubrí en mi sombra a otro
que me enseñó a saber.

Él sabía que sabía
y él sabía saber.
Y en la juventud infinita
me encontré con él.

Juventud, divino tesoro,
¿por qué apareció él?,
¿por qué me enseñó el mundo
y no anduve con él?

Él se hizo mi caballo,
mis riendas, mi jinete,
mi soldado, abogado,
mi amigo que me entiende.


3 comentarios:

J. Carreras Guixé dijo...

¡Muy buen blog, Ignacio! Lo seguiré de cerca.

cumpledavidipol dijo...

Muy bonito! ;)

Ignacio Pagés dijo...

Gracias a los dos, quizá a los tres si considero a David y Pol como dos. O a los cuatro, si considero a David y Pol, al que haya escrito bajo tal pseudónimo y a Josemaría. En fin, gracias a todos...