jueves, 7 de julio de 2011

Dibujo la playa en la arena


Dibujo la playa en la arena,
dibujo la arena en la playa,
y ya el mar con su trazo baña
tu recuerdo y queda mi pena.

Y trazo tus ojos en tierra,
y el mar, en el mar del recuerdo,
te olvida, te deja en un sueño.
Queda ausencia y yo y mi quimera.

Me siento en la playa tan solo
como vacío de alma sin sueños,
como el mar sin sol y sin cielo,
como arena sin ti, sin mi dedo
trazando tu rostro en el suelo. 


6 comentarios:

Mariela Marianetti dijo...

Bonito poema, Ignacio, aun en toda su nostalgia de amor; ese amor que siempre marcará sus huellas desde la ausencia o el adiós. Un gusto visitarte.

Ignacio Pagés dijo...

Gracias Mariela, para mi también es un placer poder leer todo lo que publicas en Letras que nacen en el alma.
IGNACIO P.

Belkys dijo...

Deja que la ola borre ese rostro, por fin. Con el tiempo comprenderás que la nostalgia es como el baño de la espuma y pasa.

Ignacio Pagés dijo...

Gracias por tu comprensión, Belkys. Sin embargo aunque los rostros se borren siempre dejan huella. En palabras magníficas de Machado: todo pasa y todo queda.
Creo que así es: aunque pasa, queda; y aunque queda, pasa. Muchas gracias por tus entradas en Halocubano.
IGNACIO P.

Verbum dijo...

si nos limitamos a sentir nostalgia por lo que fue o lo que no fue, el alma entra en coma.

Ignacio Pagés dijo...

Verbum!! Razón no te falta, sin embargo es bueno recordar, con cierta medida, la nostalgia para conocerla y sobrevivirla. ¡Qué alegría la aparición de tu comentario!
IGNACIO P.