domingo, 9 de octubre de 2011

MIGRACIÓN


Ya no están los pájaros, se van
y recorren en orden su horizonte.
Sus alas se reflejan en la mar,
cuando al atardecer el sol se pone.

Tal armonía adquieren al volar
que la bandada parece un sólo hombre.
Mis pensamientos sentidos volarán
como vuelan y pasan hoy los hombres.

¿Por qué estos pájaros que se van?
¿Qué ideal les llama en el horizonte?
¿Qué quimeras?, ¿qué sueños? ¿Amistad?
Mis lágrimas al mar, y ellos ¿dónde?

Quizá hayan escuchado un cantar
de alguien con los ojos como soles.
Pero jamás podrán ver y soñar
como miran y sueñan hoy los hombres.


2 comentarios:

Pedro P. Vico dijo...

Preciosos versos y preciosa imagen.Me han encantado.¡Enhorabuena¡

Álvaro Jáudenes Baillo dijo...

Ignacio, ¿te importa que publique este poema en mi revista?
Un saludo,

Álvaro Jáudenes